¿SABES QUIÉN ERES REALMENTE?

¿SABES QUIÉN ERES REALMENTE?

Parece una pregunta sencilla pero no lo es ni por asomo. Y la verdad es que casi nadie sabe qué contestar. Pero he aquí un extracto de un artículo sobre este tema cuyo autor es el Lic. Rafael S. Bestard —y con el que estoy en gran parte de acuerdo—, que dice al respecto: «Y la razón está precisamente en la mente. Cuando desde la infancia comienzas a ser socializado aparece la mente. El pensar de tu mente va creando un ego, una identidad, un yo, que te aparta y te distingue de los demás. Es como una cebolla que va envolviendo a la vida en capas y empiezas a identificarte con el trabajo que haces, el nivel social, el grado cultural, el reconocimiento, las posesiones, la apariencia física, las habilidades especiales, la historia personal y familiar, los sistemas de creencias, etc. Llega un momento en que empiezas a creer que eres todo eso.

Y una vez que te has identificado con la mente empiezas a experimentar una profunda sensación de carencia o falta de totalidad, de no estar completo nunca, pues esas cosas con las que te has identificado son impermanentes, vienen y se van. Comienzas a regir tu vida por una persecución compulsiva de gratificaciones para el ego, para llenar el vacío que sientes dentro. Entonces comienzas una carrera contra reloj para obtener dinero, posesiones, éxito, poder, reconocimiento o una relación especial. Así crees sentirte mejor contigo mismo, de sentirte pleno. Al final, descubres que esta carrera no tiene fin.

Y vale decir que, mientras la mente sea tu ama, no vas a experimentar la paz interior. Solo habrá pequeños intervalos de esa paz cuando consigas lo que te has propuesto. El ego creado por la mente necesita ser constantemente alimentado y defendido. Es por eso que a una persona le sea tan difícil contestar correctamente a la pregunta ¿sabes quién eres?, pues está identificada con lo que posee o hace y no con lo que en verdad es».

CONCLUSIÓN: Nos hemos olvidado de quiénes somos realmente. Y como decía Sigmund Freud: «Si aspiras a encontrarte a ti mismo, no te mires al espejo, porque allí encontrarás solamente una sombra, un extraño».

Para descubrir la esencia amorosa y eterna que verdaderamente somos, debemos, por tanto, aprender a mirar dentro de nosotros. La verdad sobre nosotros mismos se revelará claramente en el momento que dejemos de buscar fuera y aprendamos a mirar hacia dentro. Disfrutaremos más de la vida, conectando con nuestro verdadero Ser. Y esto es algo que se puede lograr a través de la práctica meditativa.

A la pregunta existencial ¿Quién soy?, la única y verdadera respuesta es: «Yo Soy una expresión perfecta de Dios».

No eres un accidente, tu vida tiene propósito, eres hechura de Dios y has sido creado para grandes cosas y para obtener resultados extraordinarios en la vida.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s