No gastes tu tiempo con quien no lo merece.

Llega un momento en el que decides no gastar tu tiempo con quien no lo merece. Te callas más y hablas menos. Evitas lugares incómodos y te sacudes a los que molestan. Las batallas se libran donde las fuerzas merecen la pena. Aprendes a vaciar el buzón de quejas y llenar tu vida de los que aportan. Sabes que la indiferencia es el peor látigo; la mejor mentira, la que se calla; y la mayor verdad, tú mismo. Limpias memorias de dramas, pasas de quien no quiere quedarse y reinicias tu vida. Así de simple. Aprendes que tu paz no tiene precio y que si vas a la guerra, es para ganarla. Llega un momento en el que te sobra todo sin tener nada, y qué más da. Al final eres más tú y menos el qué dirán. Y si el destino te da la espalda, lo giras, le guiñas… hasta encontrar tu lugar.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s