Sal a compartir, no te aísles en tus penas, sanando siempre te sanas.

Sanando te sanas…Cuando apriete la soledad, sal a acompañar a otros. Cuando sientas frio, cobija al indigente. Cuando pierdas el hambre, comparte al necesitado. Cuando te invada la tristeza, limpia las lagrimas de un niño. Esto no te hará olvidar, te llevará a compartir, a diluir y a entender. La gente sufre por el egoísmo, por centrarse solo en si mismo, deposita tus lagrimas en el mar, donde van todas a parar y nos lleva de aislarnos en la soledad a compartir nuestra inmensidad. Sal a compartir, no te aísles en tus penas, sanando siempre te sanas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s