Las flores se abren cuando es tiempo de nacer y se marchitan cuando es tiempo de morir.

Las flores se abren cuando es tiempo de nacer y se marchitan cuando es tiempo de morir. Si tratáramos de liberarnos de los detalles inútiles que nos invaden, si borráramos la personalidad exterior impuesta por un sistema equivocado, tal vez encontraríamos nuestra naturaleza original. Seríamos como un pozo al que se le limpia y destapa para que otra vez vuelva a brotar en él, agua cristalina.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s