Cómo hacer un enraizante casero con lentejas

Hace unos días os contaba de la ventaja de usar un enraizante al momento de plantar esquejes. Los enraizantes ayudan a que la planta se asiente mejor en el suelo y se desarrolle con una mejor calidad de vida así es que si aún no los utilizas al sembrar es un buen momento para comenzar a hacerlo ahora que sabes de sus ventajas.

Hay muchos tipos de enraizantes, desde las hormonas de crecimiento, que puedes adquirir en tiendas especializadas, hasta un gran número de enraizantes caseros preparados con elementos de la naturaleza. El ácido salicílico obtenido del sauce permite crear un efectivo enraizante pero también puedes diseñar uno natural utilizando lentejas.

Muchas veces nos hemos encontrado con jardines hermosos, cuidados por dueños meticulosos que se ocupan de cada detalle. Es probable que incluso les hemos pedido algún esqueje para repetir la receta en nuestro espacio verde pero al momento de reproducir la planta los resultados no han sido todo lo esperado.

No siempre ocurre pero en ocasiones el problema está en el arraigue de la planta, en la fortaleza con que las raíces se acomodan y adaptan al nuevo hábitat y es aquí donde los enraizantes naturales pueden ser de gran ayuda. Si prefieres no recurrir a los productos químicos, puedes hacer un efectivo enraizante natural utilizando lentejas y gastando muy poco dinero.

Los pasos a seguir

Para tener un enraizante natural con lentejas lo que debes hacer es plantar una o dos lentejas junto al esqueje pues las lentejas ayudan al crecimiento de las raíces gracias a que contienen auxinas, unas fitohormonas muy efectivas para el desarrollo de las raíces.

Las lentejas deben ser de calidad y por eso se recomienda una germinación en casa, sumergiendo una taza de lentejas en un recipiente con cuatro tazas de agua. Luego se tapa el recipiente y se reserva durante tres o cuatro días.

Una vez que han germinado, se las bate con el agua y se cuela la mezcla. Finalmente, se lo diluye en agua para que la mezcla no esté tan concentrado y finalmente se riega con el líquido.

El concentrado de lentejas puede guardarse en la nevera durante unos quince días y puede utilizarse en todo tipo de plantas, utilizándose en esquejes aunque no en plantas ya desarrolladas pues entonces las plantas pierden el equilibrio natural entre las raíces y la parte aérea.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s