Cuidados que necesitan las plantas colgantes.

En general, debido a que la mayoría son plantas que germinan bajo densos bosques, las plantas colgantes pueden vivir en condiciones de poca luz. Lo que las convierte en una gran opción como plantas de interior o para colocarlas en porches y patios. Aunque hay que tener cuidado de que no reciban la luz solar de forma directa, durante demasiadas horas al día.

En cuanto al riego, este no debe realizarse en exceso, sólo cuando notemos que el sustrato empieza a secarse. Si nos excedemos con el agua notaremos que las hojas empiezan a volverse amarillas y más tardes, se caen. 

Otro aspecto a tener en cuenta es el de la temperatura. Afortunadamente, las plantas colgantes se adaptan perfectamente a la temperatura que hay en el interior de las casas (20ºC – 25ºC). Sin embargo, no suelen tolerar las corrientes frías, algo a tener en cuenta cuando elijas el lugar en el que vas a colocarlas.

Helecho colgante

Se trata de una de las plantas colgantes que podremos encontrar más frecuentemente en el interior de las casas. Es un tipo de helecho, con hojas frondosas de bordes ondulados que crecen en forma de corona, asemejándose a un gran nido.

Es originario de Japón, Australia e India, tiene un porte precioso y si se le deja, puede llegar a ser el protagonista natural de cualquier espacio, ya que puede alcanzar hasta el metro de altura. 

Es una planta muy agradecida que puede crecer mucho. Llegado este punto, siempre podéis dividir la planta en dos y, de esta manera, conseguiréis reproducirla a la vez que controláis su tamaño.

Por otro lado, lograr que prospere un helecho en una maceta colgante es algo fácil y sencillo, sólo tienes que ser constante y tener en cuenta que no es igual plantar un helecho directamente en la tierra. Por lo tanto, bastará con tener en cuenta los siguientes aspectos:

– Luz: Es una planta de sotobosque sombrío, por lo que crece bien en lugares de poca luz. Evita sin embargo exponerla al sol directo.

– Humedad: pulveriza las hojas regularmente para mantener la humedad.

– Riego: Riega siempre por abajo, es decir, coloca la maceta un rato sobre un plato con agua. El caso de que quieras regarla vertiendo agua en lugar de utilizar un pulverizador.

– Abono: Cada 15 días con abono líquido.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s