Plantas de interior para principiantes.

¿Nunca has tenido plantas en casa pero te has animado a cultivarlas? ¿Asustado de las muchas cosas que te han dicho que tienes que saber? No te preocupes porque queremos echarte una mano con tus primeras plantas de interior, y para ello hemos hecho una pequeña guía con consejos básicos para saber cultivar una planta.

No te asustes porque con nuestros consejos no vas a necesitar conocimientos avanzados o un arsenal de herramientas para cuidar plantas. Para que éstas permanezcan hermosas todo el año sólo necesitas darles una atención regular y seguir unas simples reglas como las que veremos a continuación.

Temperatura óptima

Las plantas de interior necesitan una temperatura constante, por lo que debes evitar fuertes variaciones térmicas. Las corrientes de aire y los marcos de las ventanas en los que están expuestas al frío son igualmente dañinos. Las plantas de interior crecen convenientemente a una temperatura de 20 grados aproximados, con algunas excepciones como el ciclamen, que prefieren una temperatura fresca de entre 10 y 15 grados. Algunas como el senecio azul incluso toleran temperaturas más bajas.

Iluminación ideal

La mayoría de las plantas de interior necesitan mucha luz, aunque algunas especies (principalmente plantas de hojas verdes tupidas) prefieren la sombra. Las plantas con flores o las especies de hojas rayadas o moteadas sólo se adaptan a un lugar muy luminoso. La luz solar directa (la del mediodía) en verano es mala para todas las plantas de la casa, a excepción de las cactáceas y las suculentas. En invierno, un pequeño rayo de sol no puede hacerlas daño.

Humedad que soportan

Nuestros modos de calefacción resecan el aire, algo que no sienta bien a casi ninguna de las plantas de interior. ¿Sabías que en invierno la calefacción central seca el aire tanto como el que hay en el Sahara? Por tanto en invierno debemos vaporizar regularmente las hojas de nuestras plantas de interior o crear un microclima acercándolas unas a otras entre sí.

Riego necesario

Aunque el riego es el gesto más simple, debemos tener cuidado porque es la principal causa de mortalidad de las plantas de interior. Evite regar tus plantas al azar. En primer lugar comprueba las condiciones del suelo con el dedo. Si el suelo no está seco, espera antes de regar.

No hay una regla fija para cada planta. Dependiendo de la temporada y del lugar que ocupan, las plantas tienen diferentes necesidades de agua.

Fertilizantes

Al igual que todos los organismos vivos, las plantas deben ser alimentadas para seguir creciendo. Una tierra para macetas fresca contiene todos los nutrientes necesarios durante al menos 6 semanas. Tras este tiempo tienes que pensar en fertilizarla.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s