Los mejores 5 remedios para la alergia al polen.

La rinitis alérgica causada por el polen puede llegar a ser gravemente molesta. Por ello, te proponemos algunos remedios naturales, avalados por algunos estudios, que poseen actividad antialérgica.

Muchas personas sufren rinitis alérgica cuando respiran determinadas partículas, por ejemplo del polen. En ese momento, su organismo libera químicos, lo cual da como resultado la molesta alergia. ¿Sabes cómo podemos tratar la alergia al polen?

En este artículo compartimos los mejores remedios naturales para la alergia al polen. Algunos estudios demuestran su eficacia, de modo que podemos utilizarlos como complemento a nuestro tratamiento médico.

Los mejores 5 remedios para tratar la alergia al polen

1. Probióticos

La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha hablado de manera positiva sobre los probióticos. Se ha referido a estos microorganismos vivos que mejoran la microbiota intestinal y favorecen a la salud en general cuando se administran en cantidades adecuadas.

Para empezar, algunos hallazgos científicos muestran que los probióticos podrían ser un remedio terapéutico útil en el tratamiento de la alergia al polen y a otras sustancias. No obstante, la eficacia dependerá de varios factores, como por ejemplo del tipo de bacteria, la dosis o la alimentación.

Todavía se está investigando cuál es la cepa probiótica más beneficiosa para prevenir y tratar esta alergia. Sin embargo, ya se ha demostrado que pueden ayudar a aliviar los síntomas tanto en adultos como en niños. 

Además de poder tomarlos a modo de suplemento, también hay algunos alimentos que son ricos en probióticos. Son aquellos elaborados mediante un proceso de fermentación natural, como el kéfir, el chucrut o el kombucha.

2. Quercetina

En segundo lugar, la quercetina es un tipo de polifenol, es decir un antioxidante. Está presente en algunos alimentos como la cebolla, el brócoli, la manzana, la pera, el té verde o el vino.

La quercetina tiene propiedades antialérgicas al estimular el sistema inmunitarioinhibe la liberación de la histamina y reduce los procesos inflamatorios. Por ello, se recomienda en casos de alergia, asma y algunas reacciones anafilácticas. De hecho, su extracto forma parte de muchos fármacos y suplementos comercializados como antialérgicos.

3. Regaliz para tratar la alergia al polen

El regaliz contiene un principio activo llamado glicirricina con propiedades antiinflamatorias, antivirales, antitumorales, antioxidantes y hepatoprotectoras. No obstante, los estudios más recientes también hablan de sus virtudes inmunomoduladoras.

El consumo de regaliz podría aliviar los síntomas de la alergia al polen, como por ejemplo los estornudos o la congestión nasal. No obstante, este remedio puede subir la tensión, por lo que no se recomienda tomar en casos de hipertensión arterial sin supervisión médica.

Hoy en día, el regaliz se puede consumir de muchas maneras: caramelos, pastillas, infusión, extracto, etc. También, como se hacía antes, se puede masticar el tronco del regaliz para extraer sus componentes de la manera más sencilla.

4. Ortiga

Las hojas de esta planta medicinal contienen serotonina, acetilcolina e histamina. Aunque este último nos pueda sorprender e incluso hacer dudar, lo cierto es que con anterioridad, ya se han usado diferentes técnicas a base de este compuesto por vía intravenosa para diferentes afecciones.

De hecho, los estudios muestran que las reacciones alérgicas más graves están relacionadas con unos niveles bajos de histamina en el plasma sanguíneo. Por tanto, este compuesto podría ser una solución natural para minimizar la alergia al polen.

Podemos tomar ortiga en muchos formatos. Se puede encontrar en cápsulas, extracto, comprimidos, homeopatía, etc. También se puede consumir en sopas, jugos, batidos. No obstante, deberemos tomar las precauciones adecuadas si optamos por recolectarla nosotros mismos.

5. Espirulina

La espirulina es un alga cada vez más popular como suplemento nutricional, gracias a sus variados y completos componentes. Se presenta como una manera natural para prevenir algunas de las carencias más habituales.

Además, la espirulina ayuda a regular el sistema inmunitario y aliviar la mucosidad, la congestión, el picor y los estornudos que caracterizan la alergia al polen. También disminuye los niveles de histamina e inmunoglobulinas que participan en el proceso alérgico.

La espirulina se pueden encontrar en polvo y en cápsulas o comprimidos. En general, la dosis inicial recomendada es de entre 3 y 5 gramos. No obstante, recomendamos siempre la supervisión médica.

Ahora ya conoces cuáles son los mejores remedios para prevenir y tratar los síntomas de la alergia al polen. Recomendamos que los consultes con tu médico de cabecera para ver de qué manera pueden complementar tu tratamiento y mejorar tu calidad de vida.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s