No sirve dar explicaciones a quien no desea escucharlas.

Tal vez sean madurez, los años o incluso la resignación, pero siempre llega un momento en que nos damos cuenta que hay discusiones que ya no valen la pena…

Es entonces cuando optamos por ese silencio lleno de picardía que calla y sonríe, ese que comprende que no sirve dar explicaciones a quien no desea escucharlas porque siempre quiere tener la razón.

Las únicas discusiones que valen la pena, son aquellas que nos permiten llegar a acuerdos para vivir en equilibrio y felicidad.

madurez es llegar a esa etapa personal donde ya no deseamos engañarnos a nosotros mismos, es negociar cada día para poder coexistir en armonía.

images

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s