Nadie debe jamás «aguantar» nada.

Nadie debe jamás «aguantar» nada. Nadie debe estar dispuesto a aceptar nada que no sea salud, armonía y felicidad. Las tres constituyen los derechos divinos que nos corresponden como hijos e hijas que somos de Dios, razón por la que solamente es una mala costumbre (inconsciente, por lo general) la que hace que nos sintamos satisfechos con menos.

Emmet Fox

09_414

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s