Gladiolos: cuidados 

Gladiolos: cuidados

A modo de resumen, estos son los cuidados básicos de los gladiolos:

  • Luz: la gran mayoría de gladiolos necesitan de una gran cantidad de luz.
  • Clima: su temperatura ideal se encuentra desde los 10 ºC a los 24 ºC
  • Tierra: arenosa, con muy buen drenaje
  • Riego: moderado, abundante en sus primeras etapas
  • Abonado: a partir de cuándo la planta alcance una altura de 25 cm y una vez más al inicio de la floración.
  • Entutorado: las especies más altas lo necesitan.

Luz y clima

Los gladiolos, al ser una planta propia de climas templados como es el caso del Mediterráneo donde florecen de manera espectacular, necesitan recibir una luz solar constante. De hecho, en el caso de no recibirla, es muy posible que esta no produzca flor alguna. Sin embargo, si nos encontramos en un clima con altas temperaturas, recomendamos situar la planta en un lugar de semisombra para que no se encuentre siempre expuesta a la luz solar, ya que esta puede no solo dañar las flores sino también los tallos. Por lo que será mejor que la planta permanezca cubierta durante las horas de mayor intensidad solar.

Como hemos comentado más arriba, la mayoría de especies de este género se encuentran en condiciones óptimas en un rango de temperaturas que va de los 10ºC a los 24ºC. Se trata, por tanto, de plantas de clima templados. Aunque haya excepciones, como es el caso del Gladious nanus, que puede soportar temperaturas propias de climas más fríos, aunque no extremos.

Tierra para gladiolos

Estas plantas pueden adaptarse a una gran cantidad de tipos de suelos, siempre y cuando ofrezcan un buen drenaje. Si lo que queremos es brindarles unas condiciones óptimas nuestros gladiolos agradecerán contar con un suelo arenoso y suelto. Si no cuentas con un suelo de estas características será suficiente con ubicar tus gladiolos en algún lugar en que hayan crecido hortalizas.

Riego de los gladiolos

El riego de los gladiolos solo deberá ser abundante en las primeras etapas de crecimiento de la planta. En esta fase debemos evitar que el suelo llegue a secarse por completo en ningún momento. Pasado el estadio inicial los riegos deben reducirse un tanto, aunque es importante que la planta no tenga carencias de agua antes de la floración, ya que de darse el caso podría no florecer. Por esto, es importante el adecuado drenaje del suelo, que nos permita aportar riegos constantes sin llegar nunca a encharcar.

Puedes consultar este otro artículo para conocer más sobre Cuándo regar las plantas.

Abono para los gladiolos

Los gladiolos crecerán con mucha más vitalidad en suelos enriquecidos con abono orgánico como el compost. Sin embargo, debes tener cuidado y evitar usar estiércol o gallinaza: estas plantas tienden a no reaccionar bien a él. Por tanto, como siempre, el humus de lombriz será uno de nuestros mejores aliados en el cultivo de gladiolos, ya que aporta una gran cantidad de nutrientes a la tierra además de favorecer el desarrollo de microorganismos beneficiosos.

 

Entutorado y mantenimiento

Es muy importante mantener la tierra de los gladiolos libre de malas hierbas y plantas adventicias, ya que estas plantas no son buenas compitiendo por los nutrientes. Además, las especies más altas necesitarán que sus vainas florales sean entutoradas o guiadas, ya que si no se entutoran estas pueden doblarse y caer al suelo.

saqq

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s