Distiéndete y déjate llevar por Dios.

Distiéndete y déjate llevar por Dios…

En medio de cualquier batalla, la mejor arma es elevar nuestra mente y nuestro corazón a Dios. Porque es en nuestra mente donde realmente se lleva a cabo la verdadera batalla de la fe, la verdadera «depuración». Puede deducirse, entonces, que aprender a manejar nuestra mente no es tan solo una necesidad, sino también parte de nuestra misión y aprendizaje de esta vida. Es nuestro deber espiritual.

mujer-autentica

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s