OJALÁ DEJARAS DE CARGAR EL MUNDO A TUS ESPALDAS.

OJALÁ DEJARAS DE CARGAR EL MUNDO A TUS ESPALDAS.

El mundo no se carga, se vive. Ojalá dejaras de hacerte cargo de las cosas que no alivianan el viaje, al fin y al cabo nadie te va a devolver el tiempo perdido.

Ojalá dejaras de cargar expectativas ajenas, reproches, culpas, frustraciones que no tienen que ver con tu camino.

El mundo está lleno de gente que pone sus propias valijas en el baúl del otro. Cuando alguien te quiere bien se nota, te ayuda a llevar el equipaje, te acaricia la mano cuando caminas, es feliz por cada paso que das cuando intentas seguir adelante.

Ojalá dejaras de cargar el mundo a tus espaldas, al mundo hay que abrazarlo fuerte. Ojalá dejaras de cargar con relaciones que no son de verdad, a veces duele darse cuenta y siempre le damos un poquito de lugar a la duda, pero hay gente que te dice te quiero de la boca para afuera y después, si puede, te mete un par de adoquines en la mochila porque le pesan y si también te pesan a vos, se siente menos sola. Y los llevas, porque queréis bien, por si entendiste mal, por si el otro cambia y por si acaso era sincero. Pero sabes que no.

Cuando alguien te quiere se nota, te lo juro que se nota, se siente en el medio del alma y sobre todas las cosas cuando alguien te quiere, te ayuda a llevar el mundo para que te pese menos y a medida que van caminando, con todo el amor del mundo te ayuda a ver lo que estás llevando de más. Frena, sentarte en la vereda, abrí la mochila, fíjate bien, fíjate todo, revisa todas las palabras, las cosas que no son tuyas y seguís llevando, tirá todo al suelo, agarra el amor, el amor es claro, no te podes confundir nunca, agarrá lo que sos, toda esa luz que no pesa, todo ese amor que diste, todas las manos de verdad. Párate derecha, cerrá los ojos, respira el cielo, mirá para atrás, decí gracias pero no, date media vuelta, seguí caminando.

Seguí caminando con tus zapatos, que nadie juegue a ponerte a presión sus carencias, como si fueras el pie de cenicienta.

Son tiempos de alas, no de falsas princesas.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s