Pasos para cuidar los crisantemos

  1. Lo primero que tenemos que decir sobre los crisantemos, es que se trata de una planta versátil que se adapta bien a casi cualquier tipo de suelo, aunque lo mejor es que la tengamos en un suelo de pH neutro o ligeramente ácido. Bien drenado y enriquecido con estiércol bien descompuesto. El suelo debe mantenerse húmedo pero sin estancamiento del agua.
  2. Si optas por cultivar los crisantemos en macetas, usa un suelo con tres partes iguales de suelo común de jardín, arena y tierra para plantas con flores.
  3. Si no cultivas el crisantemo en maceta y el suelo de su huerto es ligeramente alcalino, no hay problemas, pero en caso de suelo excesivamente arcilloso, debe aclararse con arena.
  4. Para la siembra, elige un lugar expuesto a pleno sol. Tanto si cultivas los crisantemos en macetas como en campos abiertos, debes usar el abono para proteger el suelo de la evaporación en el medio del verano y proteger las raíces del frío en el medio del invierno.
  5. Los que cultivan los crisantemos en macetas tendrán que repetir las fertilizaciones cada 10 días en el verano, mientras que los que cultivan en campo abierto pueden limitarse a administrar fertilizantes solo un par de veces al año.
  6. ¿Qué fertilizante usar? Si necesita comprar un fertilizante mejor si elige un fertilizante específico para plantas con flores.
  7. En cuanto a la poda, la necesidad de cortar crisantemos surge como resultado de la floración. Los crisantemos, cuando están descoloridos, pueden recuperarse y colocarse nuevamente en el jardín. Después de la floración, al final del mes, acorta los tallos para que la planta tenga una longitud de unos 20 cm.
  8. Por otro lado, es recomendable que la poda se realice dos veces al año, a finales de mayo y a mediados de agosto. Esta es la única precaución a seguir para preparar la planta para el período más frío del invierno, pero siempre es necesario cortar los crisantemos, de lo contrario el año siguiente, incluso la variedad más florífera, producirá solo pequeñas inflorescencias.
  9. En cuanto a la propagación de la planta, tenemos que tener en cuenta que hay variedades otoñales y perennes. Los crisantemos perennes son muy longevos, en el jardín pueden durar más de dos décadas, pero con una condición: los crisantemos temen una densidad excesiva, de modo que será necesario diluir las plantas arrancándolas con gran delicadeza.
  10. Para ello mueve las plantas y transfiere los crisantemos recuperados en macetas o en una nueva área del lecho de flores.
  11. Para los crisantemos de otoño, adelgaza la planta eliminando la planta menos viva.
  12. Por último tenemos que añadir que el crisantemo es una planta muy resistente, cuando la planta no recibe el cuidado adecuado, sin embargo, está expuesta a algunas enfermedades, en particular puede ser atacada por ácaros o por el óxido. Si observas un crisantemo con hojas secas y primero con la formación de pústulas rojo-anaranjadas, tendrás que intervenir con un producto a base de cobre para salvarla.

comscoreLoad
comscoreComplete

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s