EL VÍNCULO QUE NOS CONECTA A DIOS ES NUESTRA MENTE.

EL VÍNCULO QUE NOS CONECTA A DIOS ES NUESTRA MENTE…

Antes de pensar en acercarte a Dios, debes tener pensado el «por qué» te quieres acercar a Él, pues es una tarea para nada fácil. ¿Qué quiero decir con esto? Que no debes acercarte a Dios teniendo en mente que es un botiquín de milagros al que puedes recurrir solo cuando estás necesitado. Porque, al final, podrás sufrir una gran decepción. Lo ideal es que te acerques a Dios cuando realmente quieras comprobar —no suponer— que Él existe. O cuando sinceramente quieras experimentar su poder transformador y conquistar y entrar a su «Reino de los cielos», que es la misma «Tierra prometida» que nos espera. O cuando te hagas la pregunta ¿quién soy yo?, y sientas la necesidad de descubrir quién eres tú de verdad, lo que te permitirá encontrarte a ti mismo y conocer tu yo verdadero. O cuando debas responder a su llamada. Ya que tal y como afirmó uno de los más influyentes escritores sobre espiritualidad de inicios del siglo XX, el Rev. Emmet Fox: «La única forma de acercarse a Dios es pensando en Él. No existen escalones materiales que te lleven a Dios. Solo pensando en Él podrás acercarte a Él». Postulado con el que también estoy totalmente de acuerdo. Porque si no aprendes a «sintonizarte» mental y espiritualmente con Dios en cada momento y en cada lugar, no podrás propiciar la manifestación de su gracia en tu vida, ni su guía divina. En definitiva, si no estás dispuesto a «fundirte» con tu pensamiento en Él, no podrás comprobar por ti mismo su existencia, ni podrás redescubrir tu verdadero lugar en Dios. Así que lo primero que debes aprender es a dirigir solo hacia Dios tu mente. No importa qué cosa pienses de Dios. Lo que tú sepas de Él, que es la fuente de la que emana el bien absoluto, que es omnipotente, que es amor, sabiduría, inteligencia… Que es todopoderoso, infinito, inmutable. No importa lo que sepas, piensa en Dios. En conclusión, si quieres profundizar tu relación con Dios, encárgate de establecer un contacto estrecho con Él desde el fondo de tu corazón, a través de tu mente. Como resultado, todo lo bueno emanará de esa sintonía.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s