Remedios caseros para aliviar las uñas encarnadas

Las uñas encarnadas se producen cuando un porción de la uña del dedo del pie dobla la piel y se incrusta en el tejido suave. En términos médicos se conoce como onicocriptosis y, por lo general, se desarrolla a partir de una inflamación microbiana de las áreas blandas las rodean.

La mayor parte de las veces genera una sensación de dolor acompañada con enrojecimiento e inflamación. Sin embargo, a medida que avanza sin ser controlada se puede producir un fluido amarillento o pus que indica que hay una fuerte infección.

Remedio para las uñas encarnadas con ajo

El ajo es un ingrediente con propiedades antimicrobiano que nos pueden ayudar a controlar la infección que se produce a causa de las uñas encarnadas. Sus compuestos azufrados disminuyen la inflamación y aceleran la recuperación de las áreas afectadas.

Ingredientes

  • 1 diente de ajo
  • 1 venda adhesiva

¿Qué debes hacer?

  • Tritura un diente de ajo en un mortero y aplícate la pasta sobre la uña.
  • Cúbrelo con un vendaje adhesivo y deja que actúe toda la noche.
  • Repite el tratamiento todos los días, hasta sentir alivio completo.

2. Jugo de cebolla

El jugo natural de la cebolla tiene propiedades similares a las del ajo, ya que también controla el crecimiento bacteriano y fúngico.

Además, tiene propiedades calmantes y antiinflamatorias que controlan el enrojecimiento del área dañada y, contribuyen a que en cuestión de días recupere su estado normal.

Ingredientes

  • ½ cebolla
  • 5 gotas de limón
  • 1 algodón

¿Qué debes hacer?

  • Licua la cebolla con las gotas de zumo de limón y asegúrate de obtener todo su jugo.
  • Pásala a través de un colador de tela y aplícate el líquido con la ayuda de un algodón.
  • Repite la aplicación dos veces al día, todos los días.

Agua oxigenada

Por ser un poderoso desinfectante, el agua oxigenada es uno de los mejores aliados para suavizar y recuperar la piel que se encuentra alrededor de la uña enterrada.

Además, su aplicación calma la sensación de dolor y evita que las bacterias y los hongos desarrollen una infección.

Ingredientes

  • ½ taza de agua oxigenada (125 ml)
  • 1 litro de agua

¿Qué debes hacer?

  • Pon a calentar el agua y mézclala con la media taza de agua oxigenada.
  • Sumerge los pies durante 15 o 20 minutos y sécalos.
  • Ponte unos calcetines o usa una venda sobre el dedo afectado.
  • Repite el tratamiento todos los días durante el tiempo que sea necesario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s