¿Cómo reducir el sedentarismo?

¿Cómo reducir el sedentarismo?

Podría decirse que es uno de los principales problemas del siglo XXI. Y sus consecuencias, como se ha mencionado anteriormente, son graves. A continuación desarrollamos formas de combatir el sedentarismo.

1. Hacer ejercicio

La forma más directa de romper con el sedentarismo es iniciar cualquier tipo de actividad acorde a la situación y características de la persona.

Es muy recomendable pedir consejo a un especialista sobre qué deportes pueden favorecer más a la persona. Generalmente la natación o el yoga suelen ser una buenas opciones para empezar. Pero lo importante no es qué ejercicio sea sino mantener la rutina.

Planificar un horario en el que realizar ejercicio que sea cómodo y comprometerse a realizarlo serán las claves para llevar a cabo la actividad.

2. Mantenerse siempre activo

Además de realizar ejercicio es muy importante intentar moverse todo lo posible. El objetivo es evitar en todo momento el sedentarismo. Por ejemplo, andar en vez de utilizar medios de transporte o subir escaleras en vez de utilizar el ascensor.

Poco a poco el cuerpo se acostumbra al movimiento y al final siempre se hace más fácil. 

Los trabajos actuales tienden a hacer a la persona permanecer muchas horas sentada o en la misma posición. Por ejemplo, se puede reducir el sedentarismo que estas tareas producen levantándose del asiento de vez en cuando y dando una vuelta.

Otra idea interesante para reducir el sedentarismo es por ejemplo cuando se está hablando por teléfono con alguien, dar unas vueltas por la oficina. O aprovechar la hora del almuerzo para salir a la calle. Esto además es muy útil para mejorar la circulación de la sangre y la digestión.

3. Elegir unas vacaciones activas

Una excelente alternativa es ir a lugares que inciten a mantenerse activo. Como por ejemplo la montaña o ciudades nuevas.  Del mismo modo, se puede participar en programas que cada día tengan un propongan ejercicios diferentes. Por ejemplo, senderismo, paseos en bicicleta, visitas turísticas o incluso clases de baile en la piscina o el mar.

Cualquier opción es válida. Lo más recomendable, de todos modos, es realizar este tipo de actividades por la mañana o al atardecer para evitar el calor excesivo.

4. Que la actividad continúe en el hogar

En el hogar se puede mantener la actividad con mucha facilidad. Bailar y jugar con la familia o con uno mismo es una opción divertida de mantenerse en forma. Cuidar de la mascota y también jugar con ella son actividades buenas para la salud.

Lo importante es disfrutar de tardes de juegos, al aire libre o dentro del hogar donde se hace actividad física sin darse cuenta.

Otra manera de reducir el sedentarismo es aprovechar las sesiones de limpieza hogareña. Mientras se friega, se lava o se sacude el polvo, uno puede moverse al ritmo de la música más alegre. Realizar las tareas del hogar puede convertirse en una actividad divertida de forma muy sencilla.

Moverse y realizar ejercicio no es complicado, y gracias a ello se pueden evitar enfermedades y problemas graves para la persona. Siempre es buen momento para iniciar una nueva actividad. 

blog_ausencia_de_ejercicio_fisico

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s