Abonado de plantas de interior

 
• Ten en cuenta que los sustratos en los que se cultivan las Plantas de Interior (mantillos, turbas, etc.) son pobres en nutrientes y el abonado o fertilización es fundamental para que crezcan y florezcan con vigor.

 

• Cuando en el sustrato hay pocos nutrientes, las hojas aparecen descoloridas, pálidas, la planta no crece y está poco densa y tupida. Por el contrario, un exceso de nutrientes puede ser también perjudicial, ya que da lugar a quemaduras, tallos larguiruchos y débiles o también, a una floración escasa si se trata de un exceso de Nitrógeno (muchas hojas sin flores).

 

• Hay estos tipos de abonos:

a) Fertilizantes líquidos

Están a la venta en botellas o garrafas. Se mezcla con el agua de riego en la regadera a la dosis que indica la etiqueta. La planta los toma inmediatamente, son de efecto rápido, por eso duran poco y hay que repetir a menudo. Son los que más se utilizan para las Plantas de Interior. Es limpio, fácil de usar y económico. Te recomiendo que pruebes distintas marcas y que disminuyas algo la dosis que recomienda el fabricante.

Depende de la especie, pero lo normal es echar un poco cada semana o cada 15 días durante primavera y verano, en otoño 1 vez al mes y en invierno nada.

También los hay líquidos que se pulverizan sobre las hojas (abono foliar), son especialmente útiles para las especies epifitas, como el caso de las Bromelias y las Orquídeas.

 

b) Fertilizante de lenta liberación

Vienen en bolitas, clavos o pastillas y se disuelven poco a poco en el sustrato, a lo largo de varios meses. Ejemplos: Osmocote.

Tienen un efecto más lento, se asimilan poco a poco, y no nos obligan a estar realizando abonados frecuentes, como en el caso de los líquidos. También son interesantes. 2 ó 3 apliciones al año pueden ser suficientes.

c) Fertilizantes solubles

 

 

Estos son los que empleamos en el Césped y en otras plantas del jardín, como el 15-15-15, Urea, Nitratos,…. No son recomendables para las Plantas de Interior, utiliza cualquiera de los dos primeros.

• Plantas de Interior cuyo interés son las hojas (Hiedra, Drácena, Monstera, Cheflea, Aglaonema, Aralia, etc.).

Debes abonarlas con un fertilizante rico en Nitrógeno, que produce abundantes y lustrosas hojas. Hay abonos a la venta especialmente formulados para ellas, para ‘Plantas verdes’.

• Plantas de Interior de flores interesantes (Azalea, Saintpaulia, Prímula, Begonia de flor, etc.).

Se debe abonar con productos que, además de contener Nitrógeno, traigan mucho Fósforo y mucho Potasio, elementos necesarios para obtener abundantes y duraderas floraciones. En el comercio también hay abonos especiales para ‘Plantas de Flor’. Justo antes de empezar a florecer, debes abonar.

• Las plantas de hojas coloreadas (Croton, Caladio, Begonia, Coleo,…). Es conveniente aplicar un fertilizante líquido o granulado cada 2 ó 3 semanas durante la primavera y el verano.

• Durante el invierno no se suele abonar o si se hace, muy poco y, en algunos casos, es dañino.

• Riega siempre después de aplicar fertilizantes.

dd

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s