Cómo curarse de casi cualquier enfermedad (si no es que de todas)

Dentro de todas las cosas sobre las que somos responsables de nosotros mismos, la más grande e importante es el autocuidado, porque al lograr esta responsabilidad, las demás vienen por añadidura.

Cuando te cuidas a ti mismo ves por tus necesidades tanto físicas como emocionales, te vuelves tu propio alimento y tu propio sustento.  De esta manera, te liberas de enojos, reclamos e insatisfacciones junto con sus consecuencias físicas en tu organismo.

Veamos algunos ejemplos de cómo cuidarnos a nosotros mismos de manera responsable:

  • te alimentas con conciencia, cuidando la calidad y cantidad de los alimentos que ingieres
  • le hablas bonito a tu cuerpo, tratándolo con cariño, dándole el descanso que necesita
  • te bañas con amor, te lavas los dientes con amor, te pones crema con amor, te cortas las uñas con amor, te dedicas el tiempo necesario para tratarte con amor
  • te rodeas de gente positiva en tu vida y te haces responsable de lo que sucede en esas relaciones
  • si te enojas con alguien, no le echas la culpa a esa persona, te haces responsable de tu sentimiento y hablas de ti cuando enfrentas a esa persona
  • cuidas tu ambiente, sonidos, iluminación, decoración, te liberas de cosas que no necesitas y te provees de lo que sí necesitas
  • reconoces, sientes y aceptas lo que sientes en cada momento, para poder canalizarlo positivamente (no te guardas, escondes o acumulas tensiones, enojos o tristezas)
  • hablas de lo que necesitas hablar en el momento indicados, generando una comunicación positiva con los demás
  • no esperas a que el otro adivine tu pensamiento y te de lo que estás esperando que te de, en cambio, le pides lo que necesitas, le comunicas tu expectativa, y si no lo hace, no es el fin del mundo, lo haces tu mismo
  • si no te parece tu ambiente de trabajo, haces todo lo posible por mejorarlo, contribuyes con lo que tu sabes que se necesita, y si no lo logras, buscas otro trabajo
  • dejas de decir… “de repente me dio esto”, “como que me quiere dar esto”, “me estoy enfermando”, porque entonces estás decretando
  • aprendes a decirle que “no” a los demás cuando sabes que necesitas hacer algo por ti mismo antes, o que lo que te piden te generará más cansancio del que puedes aceptar
  • organizas tu tiempo de tal manera que te da tiempo de comer sin correr, bañarte tranquilo, descansar, y hacer algo que disfrutas cada día
  • sabes cuáles son tus sueños e ideales en la vida y ponerte de tu lado para llevarlos a cabo

Más que reclamarle a tu cuerpo, has de pedirle una disculpa, escuchar lo que necesita, y dárselo.

361856_114917_9

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s