Es ridículo estar recordando las cosas que no resultaron.

Mantenerse en viejas costumbre es como vestirse con ropa antigua. Recuerda: que no debes esperar que otros te la recuerden. Nadie lo puede hacer por ti; debes hacerlo tú mismo.

Antes de quejarte de cada cosa negativa que experimentes en ti y en tu mundo, recuerda que vienen para que las quites, para que las transmutes. Por eso ten cuidado de no fijar tu atención en aquellas cosas de las cuales no quieres en tu vida.

Es ridículo estar recordando las cosas que no resultaron.

71498424_2744728968893429_662532304937156608_n

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s