Hay gente que mide su vida en números.

Hay gente que mide su vida en números. Su éxito en número de libros leídos o escritos, en número de carreras, en números de calificaciones, en número de años de vida académica, en número de hijos, en números que sus hijos logran y los de otros no.

Hay gente que mide su valor en números de balanza, en números de tallas, en número de me gusta en las redes sociales, en número de tragos, en número de billetes que puede gastar.
Hay gente que mide su experiencia en número de viajes, en número de años, en número de novios, en números. Y no, no digo que esté mal.

Llevan la cuenta de todo, eh. Para tener siempre a mano una respuesta en caso de que alguien les pregunte. Y es que casi todos definen todo así; es más fácil, supongo.
El problema lo tenemos quienes no sabemos siempre qué responder.
No tengo idea de cuántos libros leí; a muchos los olvidé, a otros no los terminé y de algunos no sé qué contarte. He ido al cine menos de veinte veces en mi vida y veo muy pocas películas. Empecé varias carreras y no terminé ninguna.
De hecho, lo que hago nada tiene que ver con lo que estudié, no sé si eso cuente como éxito o como fracaso.
Tengo dos hijos y no tengo nietos, aunque unos cuantos me digan que ya debería tenerlos; hace mucho meses que no me peso y no tengo dinero. He estado en la capital de mi país sólo cinco veces y de salir al exterior y viajar por placer, ni hablemos.

No me sale ponerle números a mi vida.

Soy, por eso, poca cosa? Voy a medir mi cultura general en cantidad de países que visité o en cantidad de películas que vi? Voy a medir mi belleza según el número que marca la báscula? Voy a medir mi inteligencia en rendimiento académico, en cantidad de carreras o posgrados que terminé?
No me gustan tus requisitos, no me gustan tus etiquetas.

Para qué te sirven todos esos años, esos libros, esos viajes, esos títulos, esos kilos bajados, esos billetes y todos esos números en general, si no eres capaz de darte cuenta qué es lo que te apasiona?

Hace tiempo dejé de querer encajar en esos estereotipos tan estéticamente etiquetados por otros, porque no soy yo.

No me preguntes cuánto me falta por hacer, pregúntame qué me apasiona hacer.
No me preguntes cuánto gano, pregúntame si estoy contenta con mi trabajo.
No me preguntes si tengo muchos amigos, pregúntame si me siento querida.
No me preguntes números, que mi valor no se mide así.
*Desconozco al autor

67656553_2473315702928782_8057326018429452288_n
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s