Reflexión: La envidia insatisfecha.

Reflexión: La envidia insatisfecha.

La envidia se genera cuando un ser humano ve el progreso de diferentes índoles, en otros ser y no en él mismo.

Común mente estos seres son muy audaces, porque ante la desdicha que causa no poder ser como la persona que reflejan lo que a ellos les falta, surge la envidia.

Pero pensándolo bien, la envidia se genera por no saber satisfacer las propias necesidades y por no querer conocerse uno mismo con las virtudes y naturalezas innatas que cada ser tiene para potenciar y que sean genuinas,

Es decir como no puedo reconocer mis buenas virtudes, voy a tratar por todos los medios posibles que los otros seres, tampoco puedan tenerlas. O agregar las mejores trabas en el camino para que no surja.

A veces son los mejores maestros, porque para tener la constancia de seguir vigentes en la genuinidad de las virtudes innatas, se necesita fortaleza constante. Y una prueba de lo más común, es justamente la envidia, porque al desafiar constantemente al ser genuino para saber si realmente es así.

Si podemos darnos cuenta de este mecanismo, a modo de observador, podemos ver que las críticas y los malos deseos, abundan en un ser envidioso.
Es decir, la misma energía que se necesita para envidiar es hasta a veces más potente que la energía genuina de amor al prójimo.
Porque es un ámbito de costumbre la envidia y querer parecerse a otros, ya la misma sociedad y la competencia, divulgan la envidia.

Y el ser genuino es muy difícil cuando hay pocas herramientas para desarrollarlo.

Ante estas situaciones, deja que el agua fluya como en un cause cuando llueve que se torna turbio y luego se cristaliza nuevamente.

Las envidias y deseos maliciosos siempre es conveniente perdonarlos, enviar mucha luz y amor y que siempre pueda despertar el ser genuino de cada uno, sin tomar revancha por el dolor causado.

Ahí mismo te darás cuenta que no sientes mochilas de venganza, ni de rencor. Solo saber vivir en pleno amor y aceptar las condiciones de evolución que cada ser pueda vivir.

La envidia le digo al ser genuino:

¿ Por que no puedo ser como tu ?

El ser genuino contestó:

¿ Quien te ha dicho eso ? Si puedes ser también un ser genuino. Solo mira tus buenas virtudes que están muy lejos, pero se pueden notar.

v

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s