“Si dices “te extraño”,  y el otro lo mismo no siente,  la energía se pierde.

“Si dices “te extraño”,
y el otro lo mismo no siente,
la energía se pierde.

Si das un abrazo muy fuerte, 
y el otro no lo sostiene,
la energía se pierde.

Si cocinas algo rico y
—al compartirlo con amor—
el otro no lo ve ni lo agradece,
la energía se pierde.

Si quieres expresarte
—amorosamente—
y el otro no te comprende,
la energía se pierde…

La energía debe fluir libremente,
como una espiral ascendente,
en tanto, si esto no sucede
habrá un derroche energético
y lo más evidente
será que te sientas triste,
cansado e impotente.

Si tú pretendes ayudar,
y el otro ayudarse no quiere,
la energía se pierde.

Por lo tanto procura siempre
rodearte de seres con alma pura,
seres que te recuerden tu inocencia,
que te permitan ser tú mismo…
seres que sepan lo que vales
y reflejen la luz que siempre eres”.

La transformación y el cambio.

Sin título

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s