LA LUZ Y LA OSCURIDAD

LA LUZ Y LA OSCURIDAD

Las sombras tan solo aparecen porque hay una fuente de luz. Las sombras no tienen una existencia separada de la luz; no tienen poder por sí mismas. Las sombras no pueden oponerse realmente a la luz, puesto que sin la luz no son nada en absoluto. Reciben todo su poder de la luz. Son totalmente dependientes.
La luz nunca necesita temer a la oscuridad, o anhelar su muerte o destrucción. La verdadera luz no conoce ningún opuesto, oposición o enemigo mortal. Prestamos mucha atención a la oscuridad, a los aspectos “negativos”, a las sombras, a lo que vemos como la “ausencia de luz”, y no nos damos cuenta de que la única razón por la que podemos reconocer la oscuridad es porque la luz está aún encendida. Sin luz no hay oscuridad. Y nosotros somos esa luz, la luz intemporal de la consciencia misma.
No combatas la oscuridad. Utiliza la apariencia de la oscuridad para recordarte la Fuente de Luz siempre presente que eres. No te opongas a las sombras que ves en el mundo; conócete a ti mismo como esa luz de la consciencia ilimitada e intemporal con mayor convicción y te darás cuenta de que la oscuridad nunca estuvo “contra” ti en modo alguno; tan solo constituyó un recordatorio de que no olvides nunca quién eres.

Jeff Foster

Luz-640x410

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s