cuántas veces hemos escuchado a otros o a nosotros mismos decir: “Cuando tenga mucho dinero seré feliz”.

SINTONICEMOS CON EL FLUJO DE LA ENERGÍA DE LO QUE QUEREMOS SER, HACER Y TENER…

Según el reconocido escritor David Cameron Gikandi, los pensamientos individuales y colectivos causan que la energía se “configure” en la realidad física que experimentamos. Esto es así porque los pensamientos tienen un tremendo poder, crean realidades, producen cosas.

Pero hay una causa aún más fuerte. Esta es el ser —el estado del ser—, que acontece o se origina en nosotros en nuestro propio espíritu. Me refiero a estados del ser tales como: ser alegre, ser cariñoso, ser amable, ser tolerante, ser calmado, ser sano, ser rápido, etc. Estados del ser que generan pensamientos propios de ese estado. Ser es lo que causa los pensamientos.

Por ejemplo, cuántas veces hemos escuchado a otros o a nosotros mismos decir: “Cuando tenga mucho dinero seré feliz”. Pues bien, al pensar o hablar así cometemos un gravísimo error porque por ley de atracción, esa será nuestra realidad, falta de felicidad, ya que aún suponiendo que finalmente lográramos tener lo que soñamos, esto es, contar con dinero, ¿cuánto dinero será suficiente, cuánto será lo máximo para considerarnos verdaderamente felices? Esta es una importante lección que tenemos que aprender: El “tener” no produce el “ser”, sino todo lo contrario. Debemos comenzar por ser. Ser es la primera causa. Primero somos.

¿Queremos ser felices? Entonces, empecemos por creer en la felicidad y a dedicar toda nuestra energía mental a ser felices, a ser felicidad, en vez de esperar a que los demás o las cosas nos hagan felices. Lo anterior, combinado con las potentes declaraciones “Yo soy feliz”, “Yo soy felicidad”, nos asegurará un mayor nivel de eficacia. Por otra parte, también aprendamos a disfrutar de los pequeños momentos del día a día. Por último, aprendamos a hacer más felices a quienes nos rodean.

¿Queremos ser ricos? Entonces, decidamos en este preciso momento ser ricos en contra de cualquier evidencia de nuestro mundo físico. Declaremos sin cuestionamientos “Yo soy rico”, “Yo soy riqueza”. Y empecemos a experimentar una visión de riqueza y abundancia infinitas. Convirtamos nuestro ser en uno con la riqueza. De hecho, dediquemos toda nuestra energía mental a ser la riqueza. Alcancemos ese jubiloso estado de ser de sentirnos ricos, porque para volvernos ricos, solo tenemos que sentirnos ricos. Todo lo demás llegará por añadidura.

En fin, sea como sea, tengamos siempre presente que la forma más rápida de crear o atraer cosas a nuestro mundo es cambiando de estado. Ser. Sintonizar con el flujo de la energía de lo que queremos ser, hacer o tener.

La-felicidad-Ideal-o-realidad

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s