¿INFLUYEN EN NOSOTROS LAS CRIATURAS ESPIRITUALES?

¿INFLUYEN EN NOSOTROS LAS CRIATURAS ESPIRITUALES?

Mis queridos amigos, voy a exponer brevemente un tema que considero es de extrema importancia y, sobre todo, que merece mucho respeto. Sé que es un tema que tiene más contradictores que defensores. Yo por mi parte, voy a hablar desde mi propia experiencia y vivencia personal. Mi intención no es convencer a nadie. Me dirijo a las personas de buena fe, a las personas que buscan a Dios de verdad siguiendo el cambio interno y que están sinceramente deseosas de instruirse.
Así de contundente: existe un mundo separado y distinto del que vemos, un mundo de dimensiones no físicas en estrecha relación con nuestro mundo corporal. Se trata del mundo espiritual, un mundo invisible, habitado por un sinfín de entidades de naturaleza espiritual que nos rodean sin cesar, que observan nuestros actos y que tienen el poder de escuchar nuestros más recónditos pensamientos. La verdad es que están más cerca de lo que podemos imaginar.
Sin embargo, no todos tienen el mismo nivel de desarrollo. Los hay asociados con la gran obra de Dios, «entidades de naturaleza espiritual superior» que tienen como tarea ayudarnos a volver a poner en el buen camino, nos influyen positivamente, nos infunden fe (Lucas 15:10). Y hay también, las «entidades de naturaleza espiritual inferior», que intentan dirigirnos sugiriéndonos insidiosamente pensamientos negativos que prueban nuestra fe y nuestra firmeza en el bien, nos perturban (Hechos 16:16-18). De ahí la urgente necesidad de aprender a distinguir si un pensamiento nos es sugerido, y si procede de un espíritu «bueno» o de uno «bajo», o si procede de nuestro propio ser interior o espíritu.
Sí, estamos rodeados de una nube de espíritus que fomentan en nosotros el bien y el mal, lo que equilibra la balanza. Así Dios deja a nuestra conciencia le elección del camino que hemos de seguir, y la libertad de ceder a una u otra de las contrarias influencias que en nosotros obran.
¿Qué debemos hacer para protegernos aquellos que nos dedicamos a cultivar nuestra espiritualidad? No ver el mal, no oír el mal y no hablar el mal. Bendecir todo, dar gracias continuamente a Dios y llenar nuestro corazón con amor. Así de simple.

seres-de-luz

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s