Preocupación y Ansiedad.

La preocupación y el Trastorno de Ansiedad Generalizada.

La preocupación es parte de la vida de cualquier individuo. Nadie puede afirmar que nunca se ha preocupado. Niveles moderados de preocupación y ansiedad son inevitables y constituyen un aspecto de la vida. Cuando una persona comienza a preocuparse excesivamente, las preocupaciones se vuelven constantes y automáticas. Su intensidad, duración y frecuencia están fuera de proporción y pasan a ser percibidas como imposibles de controlar, resultan invasivas y agotadoras, provocando un deterioro en la calidad de vida.
La tendencia a preocuparse excesivamente puede derivar en el Trastorno de Ansiedad Generalizada. En este tipo de cuadro el mecanismo de ansiedad se activa en forma excesiva o inadecuada frente a una amplia gama de situaciones. Aumenta la intensidad con la se expresan los temores. Los pensamientos comienzan a encadenarse y volverse más y más catastróficos.
La dificultad para tolerar la incertidumbre cumple un rol crucial en el desarrollo y mantenimiento del trastorno, dado que constituye la antesala de la preocupación excesiva. Claramente es disfuncional dado que el futuro siempre es incierto.
Cuando las personas menos toleran la incertidumbre más se preguntan “¿y si?”, que lleva a pensar sobre todas las posibles consecuencias negativas. Están hipervigilantes respecto de cualquier situación y suelen mantenerse en estado de alerta ante la posibilidad de que ocurra lo temido.
Diversos estudios han demostrado que la terapia cognitiva resulta eficaz para muchos, ayudándolos a identificar y modificar pensamientos y comportamientos disfuncionales, como así también a disminuir los sentimientos de inseguridad, tolerar la incertidumbre de situaciones futuras y trabajar sobre creencias negativas.
Fuente Lic. Alejandra Ruperez y Dr. Francisco Doria Medina.
“No puedes evitar que los pájaros de la preocupación y la inquietud vuelen sobre tu cabeza. Pero puedes impedir que aniden en tus cabellos. No te contamines con todo aquello que no sirve, aprende a descartar de tu mente todo aquello que intoxica tus emociones.” Bernardo Stamateas.
La preocupación no elimina el dolor del mañana, sino que elimina la fuerza del hoy. Corrie Tem Boom.
Un día de preocupación es más agotador que un día de trabajo. John Lubbock
No puedes retorcerte las manos y arremangarte al mismo tiempo. Pat Schroeder.

trastorno-de-ansiedad-generalizada-vivir-en-constante-preocupacion

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s