No hay peor ciego que el que no quiere ver.

No hay peor ciego que el que no quiere ver.

Abrir los ojos de la mente requiere decirle adiós a parámetros que quizá representaban confort, seguridad, representaban cercanía a un estado, que quizá no siendo el ideal, era el que preferíamos. Pero todo esto solo tiene que ver con el miedo a lo desconocido, al futuro, la ansiedad ante el cambio y las revoluciones.

Una vez nuestra mente se quita la venda, debemos prepararnos para los cambios, para los ajustes, para las pérdidas, para las luchas, para la verdad, pero sobre todo para el encuentro más importante que es con nosotros mismos, en donde armonizamos lo que pensamos y lo que sentimos, donde calmamos nuestros miedos, donde nos damos ánimos, donde crecemos.

mujer-con-los-ojos-tapados

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s